Saltar al contenido
Mamoestetica

Mamoplastia: qué es y cuáles son sus principales tipos

Header mamoestetica.online

A día de hoy la cirugía estética no es un concepto que nos resulte nada extraño, ni alejado. De hecho, su vocabulario y los servicios que ofrece nos son de lo más  familiares.

Además, aquellas mujeres que deciden pasar por el quirófano para mejorar su apariencia tienen acceso a unas técnicas cada día más sofisticadas que les ponen las cosas muy fáciles.

Entre las muchas técnicas que componen este tipo de intervenciones se encuentra la mamoplastia, una cirugía de la mama de la mujer,  una parte del cuerpo a la que se le da una enorme importancia.

Muy grandes, demasiado pequeños, caídos e incluso extirpados como consecuencia de un cáncer de mama, todos los senos pueden ser corregidos o reconstruidos con la ayuda de este procedimiento.

¿Qué es la mamoplastia?

La mamoplastia es un conjunto de técnicas quirúrgicas cuya finalidad es dar forma, remodelar y hasta reconstruir la mama de la paciente.

En definitiva, de lo que se trata es de modelarla en cualquiera de sus modalidades, es decir: aumentándola, reduciéndola, levantándola y reconstruyéndola, pero conservando siempre la naturalidad de su morfología.

Lectura recomendada:

¿Cuáles son los principales tipos de operaciones de senos que existen?

Las principales modalidades de mamoplastia que existen son:

Mamoplastia de aumento

Llamada también cirugía de aumento de pecho, esta intervención consiste en conseguir un aumento del volumen mamario o una restauración del volumen de la mama. Para ello se colocará una prótesis o implante con el fin de lograr la forma, el volumen y el aspecto que la paciente desee.

Gracias a este tipo de cirugía es posible el aumento de la plenitud y de la proyección de los senos, dotando a quienes a ella se someten de una imagen y una figura más equilibradas, con el consiguiente aumento de la autoestima que para las pacientes supone.

No en vano, entre sus muchas ventajas se encuentran la mejora de la apariencia del pecho y del aspecto general del cuerpo así como un rejuvenecimiento que permite poner punto final a los complejos, al ganar en confianza.

Mamoplastia de reducción

Llamada también reducción de mamas, es un procedimiento quirúrgico que consiste en una disminución del tamaño de las mamas mediante la extirpación de tejido mamario, piel y grasa, haciéndolas más ligeras, firmes y pequeñas. Al mismo tiempo, permite reducir el tamaño de la areola.

Se considera  una intervención ideal  para chicas jóvenes que desarrollan gigantomastias (circunstancia que las acompleja al diferenciarlas de sus compañeras en un delicado período de sus vidas).

Junto a ellas, es idónea igualmente  para mujeres con mamas grandes que desarrollan diversos problemas de salud debido al exceso de peso. Entre estos problemas destacan dolores de cuello y espalda, problemas respiratorios y hasta irritaciones de la piel que se halla debajo de las mamas.

Por último, está indicada también para señoras mayores a las que el transcurso del tiempo les ha llevado a un gran desarrollo mamario que, unido a una disminución de la musculatura, dan lugar a frecuentes e intensos dolores cervicales.

Así, las mujeres sometidas a esta cirugía no solo adquirirán mayor seguridad y confianza en sí mismas (al dejar de sentirse observadas) sino que disfrutarán nuevamente de las relaciones sociales e incluso comenzarán a practicar actividades físicas y deportivas, una vez libres de dolores e incomodidades.

Reconstrucción de pecho

Las mujeres que han tenido que pasar por el doloroso trance de someterse a una mastectomía, en la que se les han  extirpado uno o los dos senos  como tratamiento o medida preventiva de un cáncer de pecho, pueden acudir a la cirugía reconstructiva para recuperar la forma del seno extirpado.

De este modo, tendrán la posibilidad de ver restablecida nuevamente su imagen anterior, contando para ello con varias posibilidades:

  • Por la vía de la reconstrucción inmediata (que comienza en el mismo momento de la práctica de la mastectomía)
  • Por la vía de la reconstrucción retardada (que comienza una vez las incisiones que provoca la mastectomía cicatrizan y la terapia del cáncer de pecho se completa)

La etapa final de la reconstrucción implica la nueva creación de una areola y de un pezón en el reconstruido seno, si no pudieron ser conservados durante la mastectomía.

En determinados casos, se hace precisa la operación del otro seno, denominado seno contralateral, para que ambos senos puedan llegar a ser parejos en forma y tamaño.

Si quieres escuchar de primera mano un testimonio, aquí te dejamos el vídeo de Yiseth; en donde cuenta su experiencia con la mamoplastia:

Fuentes de referencia: