Todo lo que necesitas saber sobre la mamoplastia de aumento

Todo lo que necesitas saber sobre la mamoplastia de aumento

La mamoplastia de aumento, comúnmente conocida como aumento de pecho, es una de las cirugías más demandadas hoy en día.

No en vano, las actuales técnicas permiten la creación de multitud de formas y volúmenes que hacen las delicias de todas aquellas mujeres que están pensando en someterse a esta popular intervención que tan esperados resultados arroja.

¿Qué es la mamoplastia de aumento?

La cirugía de aumento de pecho, como su propio nombre indica, consiste en lograr el aumento del volumen mamario o bien la restauración del volumen de la mama, mediante la colocación de una prótesis o implante con el objetivo de conseguir la forma, el aspecto y el volumen deseados.

Es por ello que la mamoplastia de aumento ofrece, valga la redundancia, el aumentar la proyección y la plenitud de los senos, así como la mejora del equilibrio de la imagen y la figura de quienes a ella se someten, dotándolas de confianza en sí misma.

Por otra parte, los implantes mamarios también son utilizados en los casos de reconstrucciones de pecho tras haber sido la paciente sometida a una mastectomía o haber sufrido una importante lesión. Si lo que se pretende es la elevación del pecho, se lleva a cabo la técnica denominada “mastopexia” o elevación mamaria que lleva asociada o no implantes mamarios.

Aumento de pecho 1

¿Cuáles los síntomas que indican la necesidad de un aumento de pecho?

Cada día son más las mujeres que tienen la posibilidad de ver cumplido su sueño de someterse a un aumento de senos. Lucir por fin la talla que tanto habían anhelado en muchas ocasiones no es cuestión de un mero capricho, pues puede que tal decisión lleve aparejada la necesidad de superar un problema de autoestima.

De hecho, contar con un pecho demasiado pequeño es una circunstancia que puede propiciar a las mujeres una serie de trastornos que acaben por afectar dicha autoestima.

Nada como someterse a una mamoplastia de aumento para dejar de tener reparos a la hora de acudir a la playa, desnudarse delante de otras personas o poder decir adiós a esos incómodos rellenos.

Esta efectiva y satisfactoria cirugía, como ya hemos indicado, se hace también imprescindible en los casos en los que hay que abordar una reconstrucción mamaria derivada de una enfermedad o accidente.

¿Qué ventajas se logran con la mamoplastia para aumentar el volumen mamario?

Una de las eternas preguntas que se formulan todas las mujeres es si es conveniente operarse los senos; es decir, hacerse una mamoplastia. Si atendemos a las estadísticas, lo cierto es que se trata de una de las partes más operadas del cuerpo hasta la fecha.

Es indudable que, a nivel estético, el agrandamiento de senos resulta bastante atractivo, dado que la mujer tiende a sentirse mejor consigo misma, encontrando una seguridad tras la intervención que hace a la mayoría aconsejarla a sus conocidas.

La idea, por supuesto, es que se trate de una iniciativa propia, pues al fin y al cabo es la mujer quien ha de pasar por el quirófano y quien, por tanto, ha de estar concienciada de ello. Es importante conocer que este tipo de intervención cuenta además con las siguientes ventajas:

Mejora del aspecto del pecho. El aumento de senos ayuda a resolver un problema estético al:

  • Corregir un pecho demasiado plano
  • Corregir un desequilibrio entre los dos senos
  • Conseguir una mejor apariencia tras un embarazo o una excesiva pérdida de peso
  • Reconstruir los senos tras someterse a una mastectomía o sufrir un accidente

Mejora el aspecto general del cuerpo. Armonizando la figura y dotando a la mujer de  una apariencia más proporcionada.

Rejuvenece. Unos senos erguidos y firmes hacen sentir a la paciente más atractiva y con una imagen más juvenil, permitiéndole lucir escotes pronunciadas y ropas que realzan la figura.

Permite ganar en confianza y terminar con los complejos. En lo que a reforzar la autoestima se refiere, pocas intervenciones pueden hacer tanto por las mujeres como un aumento de senos.

Dicho esto, conviene recordar que, aunque esta intervención puede conllevar también  alguna desventaja como el riesgo de rotura de  la prótesis mamaria, de contractura muscular, de sangrado o de hematomas, lo cierto es que si quien la realiza es un profesional suficientemente cualificado, dichos riesgos se minimizan,  convirtiéndola en una cirugía  muy segura.

Aumento de pecho 2

Preguntas frecuentes en relación con la cirugía de aumento de mamas

Antes de entrar en materia, si prefieres algo más visual, te dejamos a continuación un vídeo que te ayudará a resolver algunas de las preguntas más frecuentes que se suelen tener sobre esta cirugía.

El vídeo lo explica de forma muy detallada:

Las preguntas más frecuentes que se formulan las pacientes en relación a la cirugía de aumento de senos son:

¿Qué cicatrices quedan tras la intervención?

La cicatriz siempre va a ser diseñada para resultar lo menos perceptible posible. El surco submamario y la areola son los accesos más comunes. Resulta indispensable realizar una evaluación previa y un estudio del caso concreto para que el resultado final se ajuste en gran medida a las expectativas de la paciente.

¿Cuál es la duración de un implante?

Las clínicas más prestigiosas únicamente trabajan con las mejores marcas. En esta línea los implantes son de gel cohesivo de silicona y sus fabricantes ofrecen una garantía de por vida contra cualquier rotura o contractura capsular.

¿Es dolorosa la cirugía de aumento de senos?

Lo normal es que en las semanas posteriores a la intervención de aumento de pecho la paciente sienta sensaciones similares a las provocadas por unas agujetas, dado que la localización del implante se produce debajo del músculo pectoral.

¿Se puede dar el pecho tras la intervención?

Las mujeres con prótesis no tienen ningún problema durante el período de lactancia pues los conductos galactóforos mantienen la comunicación con el pezón, lo que permite amamantar.

¿Qué anestesia se utiliza?

La operación se lleva a cabo mediante anestesia general y suele durar en torno a una hora, finalizada la cual se coloca a la paciente un vendaje compresor.

¿Cuánto tiempo se tarda en poder reincorporarse a la actividad normal tras la mamoplastia de aumento?

Tres o cuatro días es el único tiempo que se requiere para que la paciente se reincorpore a sus actividades cotidianas, pudiendo retomar el ejercicio físico un mes después de la intervención.

Fuentes de referencia: